EL TIEMPO EN ESTEPA

EL TIEMPO: PREVISIÓN METEOROLÓGICA PARA ESTEPA

martes, 26 de septiembre de 2017

“CORACHA” ¿Qué significa este nombre, de dónde viene y por qué existe en Estepa?





“CORACHA”
.
¿Qué significa este nombre, de dónde viene y por qué existe en Estepa?
________________________
Leyendo unas cosas, indagando en otras y hallando por casualidad diferentes notas, fui atando cabos y todo ello me lleva a la conclusión que más abajo expongo sobre el posible origen del nombre de un barrio muy popular y conocido en Estepa como es el de la “Coracha”. Se ha dicho, y siempre he oído que el nombre venía de una de las puertas de entrada al castillo: la puerta de la Coracha, que según viejas afirmaciones populares, decían que las hojas de dicha puerta, por la parte exterior estaban forradas y protegidas por cuero, y que de ahí, derivaba la palabra coracha. Nunca estuve muy convencido de esa teoría y siempre he mostrado curiosidad por saber cuál es el origen de ese nombre.
El barrio se llama así, porque allí cerca debía haber “algo” que le dio nombre a aquélla zona oriental de la fortaleza. ¿Pero qué era?
Y buscando notas e información en el Memorial Ostipense de don Antonio Aguilar y Cano de 1886, leo lo siguiente refiriéndose a la conquista de Estepa por Fernando III.
“Plantó el ejército católico sus reales en la parte que mira al Oriente, por donde era más difícil y casi imposible rendir la fortaleza por lo agrio y escarpado del terreno: pero habiéndoles cortado el agua de la fuente que llaman de la Coracha, adonde bajaban los moros por un muro cubierto, se vieron en la precisión (después de una vigorosa defensa) de entregarse por capitulación”.
Queda claro –según Aguilar y Cano–, que ya en el período de la Istabba islámica, había un muro cubierto que bajaba desde la muralla hasta la fuente, por el que descendían los moros a aprovisionarse de agua de la llamada fuente de la Coracha.

El viejo pilar de la Coracha abrevadero de animales
No hablamos de la que existe en la actualidad, que es de más reciente construcción, y cuya misión no era tanto la de ofrecer belleza ornamental al entorno, y sí más, la de cumplir como pilar-abrevadero del ganado y las caballerías que entraban o salía de Estepa por aquél extremo de la población.
El manantial o fuente a la que me refiero, protegida por una torre, debía estar más arriba tal vez, de donde había y aún hay, un túnel que era conocido creo que con el nombre de la “bocamina”, situado en la ladera del Cerro a la derecha de la bajada de la calle San Juan y casi frente al antiguo matadero.
.
Aquí estaba la desaparecida entrada de la "Bocamina"
Pudo ser ese manantial, la fuente de donde se surtían los habitantes del castillo, y no digo que esa llamada bocamina, sea la fuente de la que habla Aguilar y Cano en su escrito sobre la conquista de Estepa a los árabes. Yo entré siendo muy joven en aquél túnel de bóveda de cañón, con la altura escasa de una persona y construido de ladrillos, que se adentra en el cerro en dirección hacia arriba, y no sé la longitud que tiene ese pasadizo, que por en medio, tenía un pequeño canalillo por el que corría un chorrito de agua. La falta de luz y un poco de recelo a lo desconocido, me hizo retroceder y ya no he tenido ocasión de intentarlo más. Desconozco de qué época es la construcción de ese túnel, pero puede ser el cauce subterráneo de un desagüe o canalización más moderna, del agua de aquél manantial o vieja fuente árabe de la que hablamos.
.
De aquí baja el agua hasta la "Bocamina". Manantial que pudo ser la fuente árabe de la Coracha
Un poco más arriba, y más cercana a las murallas, hay una vieja construcción cuyos accesos están tapados, y que es conocida como la "Alcubilla de la Coracha"de la que J.Torres Garrido, en un estudio hecho el 01-09-2016, en la página de internet "Conoce tus Fuentes" http://www.conocetusfuentes.com/ficha_detalle.php?id_fuente=11206  
nos dice:

Descripción 

Alcubilla situada en la falda del Cerro de San Cristóbal, junto al barrio de La Coracha .
De forma rectangular, cubierta con una bóveda está sellada por las dos caras siendo imposible visualizar el interior.
No he podido precisar si se trata de manantial o galeria, cimbra o mina.
Los vecinos me indican que aquí está el nacimiento de las aguas que alimentan el Pilar de la Coracha doscientos metros más abajo
.

 Y si aquí está el nacimiento de las aguas que bajan y alimentan el Pilar de la Coracha, es posible pensar que aquí estaba la fuente de La Coracha de la que tratamos en este trabajo, y de la que habla Aguilar y Cano: "pero habiéndoles cortado el agua de la fuente que llaman de la Coracha, adonde bajaban los moros por un muro cubierto..."

Alcubilla de la Coracha que cubre un manantial que abastece de agua el Pilar de la Coracha

Por tanto, la fuente existía ya cuando se conquistó Estepa, y tomó el nombre de la Coracha, porque estaba cercana y protegida por una CORACHA; que es un muro defensivo que saliendo de la muralla de la fortaleza, llega hasta una torre también defensiva, llamada albarrana. Según la RAE; “albarrana” proviene de la palabra albarrán, y ésta a su vez del ár. hisp. al-barrāna ('la de fuera'). O sea, que está “fuera de la muralla”.

Los moros bajaban  desde la fortaleza hasta la fuente por ese muro o “CORACHA” que al parecer estaba cubierto, y por él, llegaban a recoger el agua hasta la torre que protegía la fuente. Pero al ser tomada dicha torre y cortado el suministro de agua por el rey don Fernando, la población quedó imposibilitada para abastecerse de tan vital elemento, y la gente del castillo comenzó a sufrir la sed y el hambre.
Y he aquí un par de acepciones de la palabra coracha:
Coracha:
1.  Sistema de fortificación y defensa que consistía en un muro o doble muro que arrancaba de la cerca urbana y avanzaba hasta una torre albarrana situada junto a una toma de agua. "La coracha unía las murallas y disponía de provisiones de agua".

2. “Una coracha es un lienzo de muralla que protege la comunicación entre una fortaleza y un punto concreto que no está lejos de dicha fortificación. Lo más común es que se utilice para proteger el acceso al lugar de suministro de agua cuando éste se encuentra fuera del recinto fortificado. La coracha suele terminar en una "torre del agua" que protege en su interior el pozo o la fuente de abastecimiento”.

Por tanto, la torre albarrana “está fuera” de la muralla, aunque conectada a ella por un muro o “Coracha”, por el que se accede para la defensa de la fuente. El muro cubierto del que habla don Antonio Aguilar y Cano, era una coracha.
.
De esa muralla llamada Coracha, tomó el nombre la fuente árabe de la Coracha; después, fue el pilar de la Coracha actual, y de ahí deriva también el propio nombre del cercano barrio de la Coracha, limítrofe al lugar donde estaba el muro y la torre que protegían la fuente.
 Sevilla en el año 1588. La Torre del Oro era “Torre Albarrana” de la época almohade, que como se aprecia en el grabado, estaba fuera de las murallas y defendía la entrada de la ciudad por el río. Aquí, aparece unida a las murallas por un muro o Coracha.


EL 24 DE SEPTIEMBRE, TRES CUARTOS DE MILENIO







Retrato imaginario de Alfonso X

El domingo pasado, 24 de septiembre, se han cumplido tres cuartos de milenio desde que un monarca castellano, Alfonso X,  con estas palabras plasmadas en un documento de donación dijo: […damos y otorgamos a don Pelay Pérez, maestre de esta mesma Orden, y a todos los frailes que ahora son y a los que serán de aquí adelante por siempre jamás el Castillo de Estepa con todos sus términos, con montes, con fuentes, con ríos, con pastos, con todas sus entradas y salidas, y con todas sus pertenencias…]
Maestre don Pelay Pérez Correa
Lo firma en Sevilla el sábado 24 de septiembre del año 1267, y entrega el documento al entonces maestre de la Orden, don Pelay Pérez Correa.
Ayer lo celebramos junto a un grupo de personas que vinieron de otras asociaciones santiaguistas, y a algunos  estepeños que quisieron compartir con nosotros los actos de un día de rememoración de la historia, visitando los lugares de nuestro patrimonio monumental e histórico donde quedaron impresas las señas de identidad del pasado de Estepa, en la época que fue gobernada, defendida y custodiada por unos valientes caballeros y una benemérita Orden Militar.

Recreación de cómo pudieron ser la villa y el castillo de Estepa
A quienes vinieron desde otras poblaciones, y a los estepeños que asistieron a los actos de celebración: visitas a los monumentos, a la misa Jacobea en Santa María, al “Bodegón”, a la fábrica de Dulces “El Patriarca”, etc., a todos les agradecemos su visita a Estepa y su presencia.
Las personas que trabajamos en la organización de estos eventos, nos sentimos arropados por ellos, y muy agradecidos por acompañarnos. Gracias a todos.
Y finalmente, desde estas líneas queremos agradecer su colaboración al Ilmo. Ayuntamiento y a su alcalde Antonio Jesús Muñoz Quirós, así como a la Diputada Provincial, Asunción Llamas Rengel, por su asistencia a los actos.
También a la Hermandad de la “Borriquita”, que para presidir la Misa, amablemente nos cedió la imagen de Santiago, que forma parte del paso de dicha Cofradía.
A los dueños de las empresas “El Bodegón” y Dulces “El Patriarca”, les agradeceremos también las facilidades dadas para mostrarnos sus respectivas instalaciones.
De la misma manera, damos las gracias a la Comunidad franciscana de Estepa y a fray Luís Quintana, que ejerció de oficiante en la Misa Jacobea celebrada en Santa María. 

A todos, sinceramente, muchas gracias.

***

viernes, 21 de julio de 2017

EL 25 DE FEBRERO DE 2016, FALLECIÓ FRAY CELESTINO PINILLA VALDÉS




FALLECE QUIEN FUE MI AMIGO: 
FRAY CELESTINO PINILLA VALDÉS
***

Ayer tarde, como otras muchas veces he hecho, entré en Google a ver nuevas noticias de mi amigo Celestino, y sin esperarlo, de golpe, me encuentro una nota de prensa escrita por los franciscanos, en la que se informaba de su muerte. No puede ser; me dije tan sorprendido, que no daba crédito a lo que estaba leyendo.
Entonces, vinieron a mi memoria algunos –o muchos–, momentos que vivimos juntos en los dos años que pasó en Estepa, como director de la Asociación “Juventud Antoniana”. Era por aquéllos años (1971-1972) un joven franciscano recién ordenado sacerdote, serio de carácter el principio, pero amable y juvenil cuando hizo verdadera amistad con nosotros.
Vivimos muy buenos momentos juntos, de verdadera y sincera amistad.  Unos cuantos jóvenes, los más cercanos a él por ser quienes componíamos la Junta Directiva del Centro juvenil, como: José Páez Tejada, Remedios Manzano Gamito, Enriqueta Fuentes Ruíz, y quien les escribe, teníamos grande afecto hacia él, pasábamos cada día muchos y buenos momentos juntos en la administración diaria del Centro, organizando actos etc. 
.
Hicimos algunos viajes; a Martos, (Jaén) a una concentración de asociaciones juveniles franciscanas, en otra ocasión, a una visita a Sevilla y su feria, el 23 de abril de 1972, y a varios lugares más.
.
 Sevilla, 23 de abril de 1972
Feria de Sevilla, 23 de abril de 1972
Por aquéllos años, una orden del Gobierno prohibía dar clases a los frailes en sus escuelas. Celestino marchó unos años a Cádiz, donde inició sus estudios de Magisterio, y terminada la carrera, fue destinado al Colegio Ntra. Sra. de Regla, en Chipiona, donde ejerció el Magisterio durante varios años, alternando el trabajo en la escuela, con su labor religiosa y como Superior del Convento franciscano de Regla.
En cierta ocasión, visité la Provincia de Cádiz y pasé por el Convento a verlo, saludarlo y estar con él un rato. Nos hizo pasar a la cocina para que nos sirvieran algo de comer, y allí almorzamos  con él.


30-8-2014. Celestino Pinilla Valdés, misionero de la orden franciscana y natural de Villaverde de Arcayos, presentó su libro titulado “El santuario de la Peregrina en Sahagún” en el que se recoge la historia y fundación del convento de san Francisco en Sahagún.
La publicación del mismo coincide con la celebración del  800 aniversario del paso de San Francisco de Asís por el Camino de Santiago en su peregrinaje hacia el sepulcro del Apóstol en Compostela.
Después, su vida fue desarrollándose en varios lugares, ocupando varios cargos a lo largo de años de trabajo como maestro, escribiendo algunos libros y dedicándose a sus labores conventuales y sacerdotales, pasó por los conventos de: Sanlúcar, Barbate, Vélez Málaga, Madrid, Linares, Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera y otras ciudades más,  y por último, Lebrija.
.
Perdí su pista y vinieron años de no saber por dónde andaban sus pasos, y así, transcurrieron algunos años y cada uno con sus ocupaciones en la vida, caímos  en un distanciamiento durante el cual, le sobrevino la muerte el 25 de febrero de 2016, y yo no conocí la triste noticia  hasta ayer mismo, 20 de julio de 2017.
Lo he sentido mucho, Celestino. De haber sabido que estabas enfermo, no dudes que habría ido a verte, pero no ha podido ser, amigo.
Desde estas líneas que escribo en tu honor y recuerdo lo único que ya puedo hacer, te mando el abrazo sincero y fuerte de quien te quiso, como el gran amigo que fuiste.
Descansa en paz. 

_________________________    


Nota que he hallado sobre su fallecimiento

Fr. Celestino Pinilla Valdés (1943-2016)


Fallecido en Chipiona el 25 de Febrero de 2016 a los 73 años de edad, 54 de profesión y 47 de sacerdocio.

Nuestro hermano Celestino nace en Vilaverde de Arcayos, provincia de León el 7 de Febrero de 1943. Sus padres: Pedro y María. Es el mayor de cuatro hermanos. Tras los primeros estudios en su localidad natal ingresa en San Pantaleón de Aras para cursar el 1º de Bachillerato. Al año siguiente, como era costumbre en la Provincia franciscana de Granada en aquel momento, es destinado a Estepa para cursar 2º de Bachillerato. Una vez terminado, continúa sus estudios en Martos hasta acabar 6º de Bachillerato.

A primeros de Octubre del año 1961 inicia el noviciado con la vestición del hábito en la localidad sevillana de Lebrija. Un año más tarde, el 4 de Octubre de 1962 profesa temporalmente y es destinado a Chipiona para estudiar Filosofía y Teología. Allí hace todos los estudios eclesiásticos a excepción del último que los hace en Teruel.

Profesa solemnemente el 6 de Abril de 1966 en Chipiona y se ordena el 16 de junio de 1968 en Teruel.

Ha pasado por distintas casas según las necesidades de la Provincia teniendo en cuenta sus muchas cualidades: Linares (1968-69), San Pantaleón de Aras (1969-71), Estepa (1971-72), Cádiz (1972-75), Chipiona (1975-82), Vélez-Málaga (1982-83), Barbate (1983-88), Chipiona (1988-97), Puerto Santa María (1997-2000), Jerez de la Frontera (2000), Madrid, Linares y por último Lebrija (2011-16). En cada una de las casas por donde ha pasado ha ocupado los cargos que se les ha encomendado, muchas veces acometiendo cargos de responsabilidad, como en su último destino de Lebrija en donde ha sido guardián y ecónomo hasta prácticamente el día de su muerte.

Son variados los campos en los que nuestro hermano ha resaltado y servido a Dios, la Iglesia y nuestra familia franciscana. En principio, hay que destacar su amor al estudio y la investigación plasmado en distintas publicaciones que ha tenido. El tema docente es otro de sus fuertes dando clases durante años en nuestro Colegio Virgen de Regla de Chipiona y otros centros religiosos bien desde la docencia o servicio pastoral. Ha servido mucho y de diversas formas en la pastoral parroquial y de santuarios donde expresó su gran amor a la Santísima Virgen María. La atención a las religiosas fue otro de sus fuertes tanto en la vertiente espiritual como en la formación concienzuda de distintas comunidades.

Hombre de grandes cualidades para el trabajo y la vida fraterna, la pastoral y la evangelización, la atención a la vida religiosa y la educación. Hermano de sus hermanos tanto de sangre como de cordón, hijo atento que supo cuidar a sus padres en la ancianidad sin desdecir y olvidar su vocación franciscana. Obediente a la vez que solícito a las tareas de gobierno y responsabilidad encomendadas.

Un cáncer inesperado y dos operaciones seguidas hicieron que nuestro hermano ingresara en Noviembre de 2015 en el Hospital sevillano de Nuestra Señora del Rocío. Allí fue deteriorándose físicamente y preparándose para vivir la Bienaventuranza eterna. Cuando no había desde lo humano ninguna solución para su situación médica fue llevado a Chipiona a los pies de Nuestra Señora de Regla a las que tantas veces rezó y predicó, testigo de la evolución vocacional de su vida. Allí entrega su alma la madrugada del 25 de Febrero de 2016. El día siguiente, tras el funeral presidido por el Ministro Provincial y acompañado de un grupo numeroso de hermanos venidos de distintas fraternidades, familiares y fieles, recibe sepultura en el cementerio conventual a la espera de la resurrección.
___________________________________________________________

Noticias Franciscanas. Página, Franciscanos de Valencia.
Autor del artículo: Fr. Juan José Rodríguez Mejías

***