EL TIEMPO EN ESTEPA

EL TIEMPO: PREVISIÓN METEOROLÓGICA PARA ESTEPA

jueves, 26 de mayo de 2011

BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA DE DON MANUEL DE LASSALETTA Y MUÑOZ-SECA

__________________________________

BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA DE

DON MANUEL DE LASSALETTA Y MUÑOZ-SECA

Don Manuel de Lassaletta y Muñoz-Seca
(Fotografía del Blog del Grupo Joven
de la Hermandad de Las Angustias)

FUNDADOR DE LA HERMANDAD
DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS
SAN JOSÉ OBRERO Y SAN PÍO X,
DE ESTEPA
******
 Fue un sacerdote jerezano, inteligente, bromista, de vida austera y sobrias costumbres, de gran corazón y solidaridad con los más necesitados, y amigo de los trabajadores, que un buen día de los años finales de la década de los cuarenta, fue enviado a Estepa para ejercer aquí su ministerio, ganándose muy pronto el respeto, la amistad y el cariño de los estepeños. Él fue, quien ideó y dio vida a esta Hermandad obrera.
También, en el año 1954, junto con la ayuda de don Antonio Caballero García, llevó a buen término la fundación de la popular Hermandad de los niños; La Borriquita”. Del mismo modo, se reúne este inquieto párroco con varios miembros de la juventud estudiantil estepeña, y en el año 1957, instituye la actual Hermandad y Cofradía del Santísimo Cristo del Amor, Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado y María Santísima del Valle; “Los Estudiantes”. Cofradías estas, hermanas de la nuestra por  ser hijas nacidas por aquellos mismos años, y fruto del cariño y el ferviente deseo fundacional del mismo padre.  
También puso en marcha en nuestra ciudad, una célula de la Sociedad de San Vicente de Paúl; institución o asociación de voluntariado laico y católico de carácter benéfico y de caridad, para ayuda de los más pobres y fomento de su dignidad, conocida en todo el mundo con el nombre de Conferencia de San Vicente de Paúl.
Don Manuel de Lassaletta, para dotar a su Hermandad de los principales y más sólidos fundamentos, se basa o toma modelo de los principios y virtudes espirituales que adornaron la vida de un hombre: Giuseppe Melchiorre Sarto; el Papa San Pío X, que por esos años había sido canonizado, concretamente, el día 29 de mayo de 1954; un año antes de la formación de la Hermandad. De él era devotísimo discípulo al que admiraba y su ejemplo a seguir, que al haber sido recientemente elevado a los altares, ostentará por decisión del fundador la cotitularidad de la Cofradía, junto con otro hombre ejemplo de sencillez y humildad: San José Obrero.
Con esos principios en la mente, fruto de su carácter humilde y sobrio, con ilusionado tesón pretende fomentar el encuentro y la convivencia en hermandad entre los obreros y gentes sencillas de Estepa, favoreciendo con la creación de esta fraternidad, principios como la piedad, la caridad, humildad y austeridad, que mucho ya practicaban debido a las circunstancias tan duras de la realidad social en que se vivía por aquellos años.
Él, como se ha dicho, era un hombre de vida austera y humilde. Su casa era pobre, carecía de lujos y ostentaciones, y a veces, hasta de lo más elemental.
De él se ha dicho que si hallaba algún pobre pidiendo limosna por las calles, y sus ropas se hallaban ajadas y maltrechas; se metía en cualquier zaguán, se quitaba el pantalón y lo daba al pobre mendigo.
Cuando recibía la visita de su madre o algún familiar, al hacerle la cama veían que escaseaban o no había mantas sobre ella, con qué cubrirse.
Pero a pesar de su forma de ser sobria y frugal, era un hombre desenfadado, simpático y de agradable trato, buen conversador que poseía esa gracia andaluza y buen humor que le hacía poseedor de aquella especie de “chispa”, frescura y salero que le caracterizaba.
Sobrino de don Pedro Muñoz Seca, escritor portuense y autor entre otras, de la conocida obra teatral humorística escrita en verso, “La Venganza de don Mendo”.
Otra de sus facetas más sobresalientes, era su especial demostración de cariño y amistad hacia los obreros y los más necesitados, sabiendo imprimir a la Hermandad que fundó, tales principios que como ha quedado dicho, tomaría de San Pío X, y los suyos propios; los que siempre supo poner en práctica dando ejemplo con su ejemplo, así en la cotidianidad de su vida privada o pública, como en el ejercicio de su ministerio sacerdotal.
Hombre muy activo, aprovechaba los alimentos que eran enviados para ayuda de los pobres, y los repartía en colegios y Catequesis.
Suya fue también la creación de un grupo formado por señoras voluntarias de la sociedad estepeña;-tal vez fuera éste el mismo que formaba el voluntariado de la Conferencia de San Vicente de Paúl-, cuyas componentes estuvieron colaborando con la Hermandad algo más de cinco años, en la organización de un desayuno que por entonces se daba el lunes Santo, una vez finalizada la misa, y al que estaban invitadas todas las personas que asistían al culto, fueran o no, hermanos de la Cofradía.
De la personalidad cautivadora y desenfadada de don Manuel, se podían referir muchas anécdotas y momentos de su vida, pero baste contar aquí sólo una, para conocer cómo era.
Todos los días uno de enero, fiesta de su onomástica, tenía la costumbre de invitar a su casa a los seminaristas estepeños, sacerdotes y otras amistades, para celebrar con él una comida en el trascurso de la cual solía gastar una broma a sus comensales invitados. Uno de esos días, fue a una confitería y pidió que le hicieran una gran tarta para los postres, encargando personalmente al confitero: “Pero que tenga mucho merengue”.
Acto seguido, metió un globo hinchado oculto bajo la blanca y dulce cobertura, y a los postres, con fingida seriedad y graves palabras, cede el gran honor de partir la tarta a don Patricio Jiménez Cuevas, que a la sazón, era el Rector o Decano del seminario, que asistía a la fiesta como invitado junto a los demás comensales.

SAN PÍO X
 El resto de lo ocurrido ya pueden ustedes imaginarlo, y cómo quedaron de merengue don Patricio y quienes le rodeaban, al explotar el globo pinchado por el cuchillo.
Y todos los años hacía esperar a sus invitados alguna broma parecida, ideada por su ingenio y travesura; que no era óbice en absoluto para que su persona gozara de una enorme grandeza de corazón y un alma rebosante de caridad hacia los necesitados.
Seguidor como era de San Pío X, a quién se propuso imitar en su modo de vida, parecería como si las palabras del Pontífice en su testamento espiritual: “Nací pobre, he vivido pobre, muero pobre”, hubiesen sido dichas por la boca de aquél humilde cura, que así vivió hasta su muerte, abrazando esos principios que quiso inculcar a los hermanos de esta Cofradía obrera, a quienes les dejó escritas en las Reglas unas palabras como normas, en las que él expresaba su deseo de que brillaran entre otras cosas: “…la sencillez, austeridad y pobreza que debe resplandecer en todos los actos y en todas las cosas de la Hermandad”.
Cartel de la Semana Santa de Estepa 2011,
con la imagen de la Virgen de Las Angustias
 haciendo su Estación de Penitencia por las
calles de nuestra ciudad.
Un lejano día, fue trasladado y marchó de Estepa dejando aquí su feligresía y su obra, y junto con la clase obrera, atrás quedaron también el cariño y la amistad de muchas personas, y un hueco difícil de cubrir, junto al  recuerdo de sus enseñanzas, un camino espiritual que seguir, y el esfuerzo y trabajo de años de labor eclesiástica en  Estepa, que será difícilmente olvidada.
Años después, ya enfermo y viviendo en una Residencia, recibió una emotiva visita de “sus obreros y amigos estepeños”, a los que acogió con gran cariño y nostalgia. Con ellos y para ellos, celebró una misa en la intimidad sentado en una silla de ruedas, pues ya le habían sido amputadas las dos piernas.
Murió, como quiso vivir: pobre.
Su cuerpo fue inhumado en el Cementerio Municipal de Jerez de la Frontera, en unos nichos que son propiedad de la Hermandad jerezana de San Pedro, compuesta por sacerdotes. Allí permaneció su cuerpo reposando muchos años, hasta que sus restos fueron exhumados junto a los de otros ocho sacerdotes jerezanos, y trasladados a la Catedral de la diócesis de Asidonia-Jerez.

Funeral Pontifical por los restos de los nueve sacerdotes,
oficiado por el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez.
Uno de esos sacerdotes cuyos restos recibían sepultura en
la catedral jerezana, era don Manuel de Lassaletta.
Las nueve cajitas de madera fueron recibidas en dicho templo por el obispo Monseñor José Mazuelos Pérez, que celebró un funeral Pontifical con motivo de la celebración del año sacerdotal.
En su homilía, Monseñor Mazuelos dijo de ellos: “Fueron pinceles de Dios que pintaron la realidad de la Diócesis de Jerez”.
Desde las once de la mañana de  ese día, lunes treinta de noviembre del pasado año 2009, los restos mortales del fundador de esta Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias San José Obrero y San Pío X, un hombre que tuvo tanta vida y derrochó tanto esfuerzo, caridad, sencillez y amor para con todos sus feligreses, y especialmente con los obreros y pobres de Estepa, descansan para siempre en la cripta central del gran templo catedralicio de Jerez de la Frontera, con todo merecimiento, y en consonancia con el alma tan enorme que alentó su vida mientras estuvo entre nosotros.
_________________________________________________________________
Este escrito corresponde a un capítulo de la ponencia que expuse en las

VIII JORNADAS DE HISTORIA
“LAS HERMANDADES Y COFRADÍAS DE ESTEPA:
HISTORIA Y PATRIMONIO”

UN ESBOZO SOBRE LA HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA
DE LAS ANGUSTIAS, SAN JOSÉ OBRERO Y SAN PÍO X
Antonio Rodríguez Crujera
_________________________________________________________________________________________
Estepa, 13 de septiembre de 2010
Casa de la Cultura “Miguel de Cervantes”
*********************************************************************************************************


Para escribir esta Ponencia, justo es reconocer y agradecer la buena disposición y presteza en su colaboración, a los señores don Juan Juárez Moreno, don Rafael Romero Jiménez, y don Manuel González Juárez, por sus amenos e interesantes comentarios. A don José María Martín Lasarte, corresponder a su gentileza por la contribución de sus interesantes notas. Así como también, debo agradecer la valiosa ayuda prestada por don Ezequiel Díaz Fernández, Concejal de Cultura, por sus importantes aportes bibliográficos.  
A todos ellos, les doy las gracias por su amabilidad conmigo.

miércoles, 18 de mayo de 2011

"PINTADO DE AZUL": NUEVO LIBRO DE POESÍA DE MONI MUNILLA.

***
"LA ESCRITORA Y PERIODISTA CORRENTINA, MONI MUNILLA, SACA A LA LUZ UN NUEVO TRABAJO POEMÁTICO, EN EL QUE VUELCA SU SENSIBILIDAD A LA HORA DE EXPRESAR LOS SENTIMIENTOS DE LA MANERA QUE ELLA SABE HACERLO, DEJANDO CORRER  LIBRE LA PLUMA QUE MUEVE EL ALMA, PARA QUE CON SUS TRAZOS,  PINTE DE AZUL LA HERMOSURA DE LAS PALABRAS QUE SALEN DEL CORAZÓN DE ESTA POETISA AMIGA"
____________

ES EL CUARTO LIBRO DE LA AUTORA



PORTADA DEL LIBRO
 

Poemas de Moni Munilla
en un tiempo “Pintado de Azul”

El acto de presentación de la obra, se enmarca en el programa que por el Mes de Mayo organiza la Subsecretaría de Trabajo y su titular, doctora Laura Vischi.
El libro fue editado por Moglia Ediciones, lleva foto de tapa de Chela Boschetti y a manera de prólogo escribe Poldy Bird. Su autora lo presenta en la capital correntina, el lunes 23 a las 20:00 horas, en el Salón Amarillo de la Casa de Gobierno.
Moni Munilla habla una vez más de sus sentimientos, revelados en la poesía de la vida. El tiempo azul entremezclado con los ocres de un otoño que se anticipa.

MONI MUNILLA  JUNTO A MI QUERIDO
AMIGO, DON MARCELO DANIEL FERNÁNDEZ

“Escribir poesía es redescubrir mi universo interior; llegar hasta ese espacio íntimo, un viaje en soledad que se manifiesta en sensaciones, luego palabras. La voz que desde mi se alza, es mi expresión más sincera. Ojalá sepan encontrarme en cada página”, dice la autora al referirse a “Pintado de Azul”, su nueva obra de poemas.

“Este es mi cuarto libro y sucede a "Marión" (2003), “Cuando digo Septiembre” (2007) y “Ella y los pájaros” (2009). También participé en ediciones con otros autores en los libros “Mundo de muñecas” (2008), compilación correntina-valenciana que seleccionó la escritora Marily Morales Segovia y en “Mujeres que hicieron Patria” (2010), a pedido de la doctora Daisy Verón de Ojeda.
“La poesía no es para mi una distracción, muy por el contrario, es un estado de sublimación que bien puede ocurrir sin advertencias. Cuando me preguntan en qué horario de mi día escribo, con tantas urgencias por cubrir, no puedo precisar el tiempo en que la poesía desciende y se materializa en derredor. Hay un momento, seguro, en que todo se detiene y es la palabra protagonista absoluta de mis sentimientos”.

"Pintado de Azul", tiene dos prosas y 33 poemas. Comienza con una revelación a Luisana, “No puedo dejar de soñar y espero por vos mientras tanto. Tan cerca el aire con tu perfume que ya se anuncia la fiesta. Porque estás llegando, la alegría me ciñe el alma con tu nombre y comienzo a llamarte para que me sepas cerca”, se confiesa la autora. 

“Estoy orgullosa de mi vida y esta poesía es mi esencia. Tuve días de muchos colores y me quedó el azul, grabado en las cosas necesarias. Agradezco a la doctora Laura Vischi por este reconocimiento a mi trabajo de poeta y a Moglia Ediciones por su apoyo permanente a mi obra“.
**********************************************
Mucha suerte para ti, Moni, 
y éxitos literarios para tus obras.
DESDE LA ALCAZABA
EN LA CIUDAD DE ESTEPA
HERMANA DE CORRIENTES,
(ARGENTINA)

jueves, 12 de mayo de 2011


DESDE EL HERMOSO CASTILLO EN EL ALTOZANO, SE OBSERVA  LA CIUDAD DE LORCA
UN TERREMOTO TRAJO AYER A LORCA, EN LA VECINA COMUNIDAD MURCIANA, LA DESTRUCCIÓN, EL MIEDO, LA MUERTE Y LA INCERTIDUMBRE.
MILES DE PERSONAS SALIERON ANOCHE DE SUS HOGARES A DORMIR EN LAS CALLES, POR EL MIEDO A QUE SE PRODUJERAN RÉPLICAS.
MUCHÍSIMOS EDIFICIOS HAN QUEDADO DAÑADOS POR LAS SACUDIDAS DEL SUELO.
HASTA AHORA SON NUEVE LAS PERSONAS QUE HAN PERDIDO LA VIDA, Y CENTENARES DE ELLAS HAN RESULTADO HERIDAS.
LOS ENFERMOS INGRESADOS EN UN HOSPITAL LORQUINO HAN TENIDO QUE SER DESALOJADOS A OTROS CENTROS HOSPITALARIOS, POR LOS GRAVES DAÑOS EN EL EDIFICIO SANITARIO
***
NUESTRA SOLIDARIDAD CON LOS VECINOS DE LORCA.
ESTE BLOG LAMENTA SU DESGRACIA Y SIENTE SU SUFRIMIENTO

domingo, 8 de mayo de 2011

RELATOS DEL BANDOLERISMO ANDALUZ

____________________________________________________________________
El capítulo anterior sobre el indulto de los principales bandoleros andaluces, terminaba así…
De aquellos bandoleros indultados, los que quisieron se alistaron a una fuerza armada o Cuerpo Montado de Vigilancia y Seguridad comandado por el estepeño Juan Caballero, para perseguir y apresar a los demás compañeros bandidos rebeldes que no quisieron acogerse al indulto.
Dicha fuerza se llamaría, Escuadrón Franco de Protección y Seguridad Pública de Andalucía.
Pero de esto, así como de la muerte de José María el Tempranillo, tratará el próximo capítulo de esta historia del bandolerismo andaluz.
__________________________________________________________________________




SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE
***
HISTORIA QUE TRATA DE LA MUERTE
DEL BANDOLERO
JOSÉ MARÍA PELAGIO HINOJOSA COBACHO:
“JOSÉ MARÍA EL TEMPRANILLO”
...

Como se había dicho en el capítulo anterior, los bandoleros indultados acordaron reunirse el día 23 de julio de 1833 en la ermita de la Fuensanta, en Corcoya, para desde allí marchar a Estepa, donde en la plaza del Carmen, se dio lectura al Real Decreto por el que recibían el indulto de Fernando VII.
Posiblemente, y viniendo la comitiva por la carretera de Málaga y Granada, debieron entrar en la villa por el pilar del barrio de la Coracha, dejando atrás la ermita y subiendo por la que hoy es la calle Santa Ana, hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento.
Allí, como ya dije, se leyó el indulto y los bandoleros entregaron sus armas y caballos, y terminado el acto que fue muy festejado al son de la banda de música local, cada uno de ellos se fue a su casa con sus mujeres e hijos, una vez que quedaron “saldadas sus cuentas” con la Justicia, merced al mencionado perdón.
A estos hombres que antes estaban fuera de la ley, les fue propuesto entrar a formar parte de una especie de patrulla montada, cuyo nombre era: Escuadrón Franco de Protección y Seguridad Pública de Andalucía, que se encargaría de apresar y llevar ante la justicia a aquellos que no quisieron acogerse al Decreto de Indulto.
Antes de haber transcurrido un mes de haber sido perdonados sus delitos, el día 15 de agosto, fiesta de la Patrona en Estepa, se hallaba Juan Caballero Pérez con su esposa María Brígida Fernández-Pascual Labrado, con la que se había casado el 21 de julio de 1827 en la iglesia de Santa María la Mayor, de Estepa.
Estaban ambos viendo la procesión de la Virgen de la Asunción, cuando fue avisado que debía presentarse en el Ayuntamiento para informarlo de la creación de ese cuerpo que perseguiría a los bandoleros rebeldes.
Dicho escuadrón estaría formado por setenta hombres montados y uniformados con la misma ropa de la Remonta de Caballería del Ejército, con la sola diferencia de llevar los vivos del uniforme y la escarapela de color blanco. Estaría dotado de un estandarte con honores de Ordenanza.
Dicho escuadrón estaría bajo las órdenes de un Comandante cuya paga sería de veinticuatro mil reales, y un segundo Comandante con sueldo de dieciocho mil.
El Capitán General de Sevilla, en sus órdenes enviadas a Estepa, nombraba a Juan Caballero como primer Comandante, y este, tuvo que ponerse a trabajar de prisa para organizar la fuerza montada que debía mandar, eligiendo a su gran amigo y compañero de antiguas aventuras, el estepeño Luís Borrego, que sería quien ostentaría el grado de segundo Comandante.
En los dos o tres días siguientes, reclutaron a unos cuarenta hombres bravos, compañeros de las antiguas partidas. El día veinticinco de agosto, ya tenían dispuestos el Estandarte que llevaría su atípica tropa y los flamantes uniformes que los distinguiría como fuerza de la ley y el orden, que fueron bendecidos por el Vicario de Estepa.
Y una vez estuvo todo dispuesto, salieron de correría en persecución de bandidos por los caminos, campos y serranías de estas tierras andaluzas, causando asombro a los habitantes de los pueblos y cortijos por donde pasaban, que antes los habían visto huir cabalgando siempre delante de las balas de militares y migueletes, y ahora, la gente se admiraba de verlos alojados en los cuarteles por donde iban, y uniformados como tropa.
Paro Juan caballero, tan sólo pudo estar dos meses y medio comandando el Escuadrón Franco de Protección y Seguridad Pública de Andalucía, porque en septiembre, ya le era imposible cabalgar a causa de una bala que tenía alojada en el pie derecho, que en su día no pudo ser extraída. El dolor era muy intenso y montar a caballo le producía una gran hinchazón, impidiéndole calzar la bota en ese pie.
 José María "El Tempranillo"
retratado por John Frederick Lewis, Pintor inglés
Y fue entonces, cuando pidió a su compañero y compadre, José María Hinojosa “El Tempranillo”, que se hiciera cargo de la comandancia del Escuadrón, una vez obtenido del Capitán General de Sevilla, el permiso reglamentario.
El segundo comandante, Luís Borrego, también abandonó el cargo, y se fue a residir a Banamejí, (Córdoba), donde al poco de llegar fue nombrado segundo alcalde de aquél Ayuntamiento.
Por su parte, Juan Caballero marchó a la ciudad de Sevilla para que le fuera curado el pie derecho.
Unos meses después de tomar José María el Tempranillo posesión del mando del Escuadrón, fue avisado de que en la conducción de unos presos que iban desde la cárcel de Córdoba al presidio de Alhucemas, se habían fugado dichos cautivos, y habían dado muerte a los soldados que los custodiaban.
El fatídico destino del Tempranillo se estaba escribiendo, y al amanecer del día 22 de septiembre de 1833, salió José María al frente de su Escuadrón en persecución de los fugados, que se hallaban escondidos por los montes cercanos al pueblo de La Alameda, (Málaga).
El ver los escapados el Escuadrón que los perseguía, se atrincheraron en los riscos y peñascos, y el propio José María, confiado de su fama y creyendo que con ello sería suficiente para detenerlos, desmontó de su caballo y sin sacar la pistola se dirigió a ellos conminándolos a entregarse, diciéndoles:

- “Entregarse muchachos, que yo soy José María el Tempranillo”.

Patio de la iglesia de La Alameda,
que fue antiguo cementerio.
Allí se ha construido una tumba
para recordar el lugar donde
el bandolero recibió sepultura


Los malhechores fugitivos no hicieron caso alguno a sus palabras, y al acercarse el comandante del Escuadrón, un bandido joven al que llamaban “El Barberillo”, le disparó –según palabras de Juan Caballero en sus Memorias-, traspasándole el pecho e hiriéndolo de gravedad.
José María fue llevado por sus compañeros al cercano pueblo de La Alameda, donde pudo hacer testamento legando sus bienes a su único hijo, que al parecer vivía en Ronda con su abuela.

Al día siguiente murió a la edad de veintiocho años, y el 24 de septiembre de 1833, fue enterrado en el cementerio que había entonces al lado de la iglesia de dicho pueblo malagueño.
_____________________________________________________________


jueves, 5 de mayo de 2011

EL CASTIGO LLEGA, SE HACE JUSTICIA


Escrito el martes 1 de julio de 2008

Desolación, impotencia.

 EL DOLOR
Y LA MUERTE

VIAJABAN

EN LOS TRENES


Cuántos años ya…, y el tiempo pasa
pero la memoria no olvida,
porque no se pueden olvidar
la muerte ni el pánico de ese día,
los cuerpos rotos, tirados por el suelo,
la sangre derramada
mezclada con las lágrimas y el sudor del miedo,
ni la desesperación de no saber…
la causa.

¿Por qué? Se preguntan aún
los que quedaron sin hijos,
sin padres o hermanos…
¿por qué se los llevaron?
Casi doscientos cuerpos masacrados
que hoy no están con nosotros
ni pueden ver el sol de este día.

Que aún piden justicia; aunque ya sea tarde,
muy tarde para ellos,
porque así lo quisieron unos fanáticos
que en el nombre de no sé qué Dios,
pusieron fin a sus vidas.

Son malas; muy malas, las guerras y el terror
y aunque todas son malignas,
más aún lo son aquellas
que se hacen dictadas por un Dios -el que sea-,
o por cualquier religión -la que sea-.

No creo en religión ni en nada
que incite a los hombres a cometer el mal,
ni en un Dios que en su nombre
mande matar a inocentes.

No es justo ese Dios, y por lo tanto,
para mí no existe; no creo que exista
si en su nombre manda cometer atrocidades,
ni creo en los hombres que derraman sangre,
ni en las naciones que los apoyan;
sólo creo lo que he visto.

Y ese día, vieron mis ojos espantados
la muerte y el terror derramados
por el suelo, entre los raíles de un tren
que en su tránsito portaba expiración de justos,
y humo, y olor a pólvora de muerte.

Ojala que un día,
no haya sobre la faz de la Tierra
ni uno sólo de esos miserable en cuya cabeza
ronde la idea de dar muerte a otros seres,
ni en sus manos sientan la necesidad
o el impulso de accionar
mortíferos gatillos, ni bombas que arrasen
y manchen con la sangre inocente
el suelo de ninguna nación.

Mientras tanto, aunque quisiera no puedo,
no podemos olvidar a los exterminados,
y nuestro recuerdo irá siempre
hacia aquellos que por los fanáticos
fueron apartados de nosotros,
de los suyos, de sus seres queridos,
en un fatídico día once de marzo,
de hace ya... no sé, ni cuántos años.

(Once de marzo de 2004)
_________________________________________________________________________________

 El responsable o uno de aquellos que ordenaron entre otras, las masacres de Nueva York, Londres y Madrid,  ya ha pagado con la vida su crimen.
Ya se ha hecho JUSTICIA a los muertos y a quienes los lloran.
Es lamentable que la justicia haya de hacerse a costa de la muerte de un ser humano, pero ese individuo con el asesinato de miles de inocentes, cometió una terrible injusticia.
"Guarda tu espada, porque el que a hierro mata a hierro muere".